Atravesando momentos difíciles

Desde hace casi 2 meses entramos en cuarentena a nivel nacional, tiempos difíciles llegaron en este 2020 para darle una vuelta a todo lo que se esperaba para este año. El Ministerio de Salud difundió las últimas cifras al pasado 10 de mayo sobre la pandemia, confirmando un total de 11.063 personas contagiadas y 463 muertes a la fecha, de los cuales 568 son casos nuevos, 18 fallecidos, sin embargo, 2.705 pacientes se han recuperado y están libres de peligro. Nuevos retos están por venir y hay que ser muy conscientes de que tomará tiempo y sacrificio, dentro de las organizaciones, las industrias, la economía, los núcleos familiares, etc., el recuperarnos de esta situación que estamos viviendo hoy en día.

Para ninguno de nosotros es un secreto que esta inoportuna pandemia ha tenido, y seguirá teniendo, un impacto negativo en el desarrollo económico del país y más cuando hacemos un análisis y nos damos cuenta que Colombia está ubicado en franja de ingresos bajos medios en el panorama económico mundial. El PIB (Productos Interior Bruto) del país ha venido creciendo en los últimos años y para este 2020 se esperaba que creciera aún más, sin embargo, en estas condiciones ya no ocurrirá. El Banco Mundial saco unas proyecciones en las que indica que se esperará decrecer hasta un 2,7 %, afectando así las industrias que lo componen.

El Gobierno ha venido tomando sus precauciones de manera responsable asegurando en primera medida el flujo de dinero equivalente a 14,8 billones de pesos para mitigar el impacto de la primera fase de la pandemia, sin embargo, no tenemos un musculo financiero tan robusto que logre soportar más tiempo esta situación, inclusive ya existen varias empresas de distintos sectores que están acogiéndose a la ley de quiebra o de insolvencia, medida que compromete y pone en difícil situación a los empleados y con ellos, toda la estructura económica del país.



Respecto al sector de la construcción específicamente en el caso del sector edificador también es evidente que, además de que muchas posibilidades de inversión se paralizaron, el negocio en sí se tendrá que replantear para lograr subsistir en lo que está próximo a venir. Actualmente enfrentamos un escenario en el que la gran mayoría de las obras están paralizadas, afectando así el empleo de miles de trabajadores, formales e informales que componen este gremio. Entendiendo la importancia que este tiene en el peso del PIB y la infraestructura de todo un país, este sector es categorizado como uno de los principales en retomar sus actividades paulatinamente con sus debidas precauciones, rigiéndose bajo lo descrito por el Gobierno Nacional en cuanto a las medidas y lineamientos sobre los riegos profesionales para el sector de la construcción.

La crisis actual que afrontamos todos los colombianos y el país en general obedece a una emergencia de salud pública a nivel mundial, una absoluta “crisis humanitaria”. El mundo no estaba preparado para una situación de emergencia sanitaria como la pandemia, por lo que es muy complejo tomar decisiones y tener una solución estándar para todos. Colombia al ser un país de tradición y costumbres, se ha visto afectada significativamente. Aquí solo hablamos de dos indicadores como el PIB y el desempleo, pero esto es apenas unas pocas de las variables que se podían estar viendo afectadas. Sin embargo, la cotidianidad de los colombianos y la manera de vivir esta situación ha cambiado radicalmente en el comportamiento de millones de personas. El COVID-19 se atravesó en las proyecciones de todas las industrias del planeta y la industria de la construcción no fue la excepción, nos tocó reinventarnos y salir de la zona de confort para generar capacidad de resiliencia y adaptación al cambio.



Esta no ha sido la primera ni será la última vez que debamos salir de situaciones difíciles y hay que estar atentos a la realidad económica que este fuerte impacto conlleva. Hoy las medidas que se toman en el país son prácticamente inmediatas e intuitivas, basándose en lineamientos que aplican en otros países y que como lo había escrito anteriormente no se pueden tomar medidas estándar a una crisis de tal magnitud por lo que todo esto ha traído como consecuencia que ese impacto multidireccional genere en los colombianos incertidumbre y ansias del mañana. Pero es por esto, por lo que confío que solo las batallas más duras las luchan sus guerreros más fuertes, estas no se miden por las dificultades que conllevan sino por la valentía y grandeza de los luchadores en esta batalla. Esta es una realidad y hay que afrontarla de la mejor manera para seguir adelante, trabajando día a día en nuestra marca personal, medios digitales y sobre todo en el cómo nos reinventamos mediante el máximo aprovechamiento de la tecnología que tenemos a la mano, puesto que es uno de los recursos más efectivos para seguir generando cercanía y contactos con nuestros aliados estratégicos.

Mariana Celis Bley

Analista de Mercadeo Henkel – Adhesivos de Construcción

Recomendados

Cinco megaproyectos en Bogotá y Madrid para darle al 2021 más progreso en la construcción

Tres grandes firmas (Amarilo, Bancolombia y Yellowstone) unen sus fuerzas y capacidades financieras para avanzar en cuatro proyectos de ciudadela residencial en Bogotá y una en Madrid, Cundinamarca.

Pattex High Tack, una solución más fuerte

Maestro, le presentamos Pattex High Tack, un adhesivo poderoso que, además de ofrecer un agarre de hasta 350 kg/m2, cuenta con beneficios únicos que mejoran la experiencia del consumidor al usar un adhesivo de montaje.